Baja California Sur, la barcaza que no debería ser


Baja California Sur, la barcaza que no debería ser
Eléctricamente, México tiene tres sistemas: el interconectado nacional, el sistema de Baja California, conectado a California y el sistema eléctrico de Baja California Sur (BCS), que es lo que técnicamente se conoce como una isla eléctrica: no se conecta con nada más.

El sistema de BCS va desde Loreto hasta la Paz y tiene actualmente tres grandes centrales de generación de energía eléctrica, que generan a partir de combustóleo y diesel, con capacidad de generación máxima de 104, 113 y 210 MW, para disponer de un total de 327 MW. Hay un parque de generación solar fotovoltaica de 32 MW que incluye 10 MW de capacidad de almacenamiento y otro parque de 39 MW. Algunos ciudadanos han invertido en comprar e instalar paneles solares para un total de nueve MW adicionales de lo que conocemos como generación distribuida o techos solares, pero este límite de nueve MW es un límite técnico-administrativo, que la gente de BCS espera que se actualice e incremente. En conjunto, hay 398 MW de capacidad de generación instalada en ese sistema.

Ahora, al ser más pequeño y aislado, el sistema se vuelve más complejo en su operación. ¿Por qué? Porque no es lo mismo el impacto de meter o sacar de operación una planta de 60 MW en un sistema de 600 MW que uno de 40 000 MW, menos cuando el de 600 está a tope de su capacidad.

Pero regresemos a las condiciones de BCS. Al depender mayormente de combustibles, la electricidad en esa red tiene dos características indeseables: es cara y contaminante, ambas de forma escandalosa. La electricidad en BCS es la más cara del país y por mucho. La consecuencia ambiental es clara: desde enero de 2019 los paceños ven una nube grisácea en el cielo por la falta de operación del sistema de control de emisiones con que cuenta la planta.

Con el paso del tiempo han sucedido dos cosas: las plantas han ido perdiendo o en el mejor caso, mantenido su capacidad de generación, mientras que el consumo del sistema ha incrementado, pues también crece la economía (Baja California Sur creció 17 % el último año). La realidad es que se necesita mayor capacidad de generación de electricidad en la zona.

Las necesidades de este sistema estuvieron incluidas en las subastas de energía eléctrica de largo plazo, por lo que actualmente se está instalando el proyecto Sol de Insurgentes de 30 MW de energía solar fotovoltaica y que puede bajar dramáticamente los costos de electricidad en la zona, pero es aún insuficiente para cubrir la demanda de electricidad en el sistema. Hay un proyecto de energía eólica que está muy avanzado y que representa 50 MW de capacidad de generación, que se entregarían a las horas en que más se consume energía en el sistema.

Pero los precios de la energía son tan altos que cualquier propuesta parece viable para instalar, generar y resolver el problema eléctrico en la zona: solar fotovoltaica y eólica son obviamente los más baratos, pero generación de energía eléctrica con concentración solar térmica, almacenamiento con hidrógeno, almacenamiento con baterías o cualquier sistema puede generar de forma limpia electricidad más barata que lo que hay ahora en Baja California Sur. Básicamente aquí se puede construir el modelo de transición energética del país como si fuese un laboratorio.

Pero el actual gobierno mexicano, mediante CFE, está planeando dos cosas: primero, una central eléctrica que usaría combustóleo solo o acompañado de gas. Eso en el largo plazo. Pero en el corto plazo, planea comprar una barcaza con generadores a diesel para estacionarla en un muelle (La Paz o San Carlos), generar electricidad (ojalá y en esta usen los sistemas de control de emisiones) y alimentar con esto al sistema eléctrico de BCS.

Eso significa dos cosas: se va a mantener el ya caro y contaminante método de generación y se va a adquirir una planta que en el largo plazo no se necesita, y solo debería tener funciones de emergencia.

Para que tengamos una idea, existen proyectos ya bastante estudiados de construir una presa, rebombear agua con paneles solares y generar con ese sistema día y noche. Cualquier solución es mejor, mas barata y muchísimo menos contaminante que barcaza de CFE, que además tardará meses en poderse conectar, pues no tiene la infraestructura necesaria. O sea que de emergencia, no es.

Lo que está revelando este problema es que al menos el actual y el anterior gobierno fueron incapaces de planear el sistema de BCS.

Quedan varias preguntas en el aire: si es de emergencia, ¿por qué la barcaza ahora y no desde el año pasado, cuando el presidente prometió que no habría apagones pero sí hubo? ¿Por qué el gobierno anterior y éste han sido incapaces de planear a largo plazo para solucionar los problema? ¿Por qué no construir en BCS un sistema que integre cada vez más renovables y así lograr independencia energética de la península pero además entender como puede transitar también el sistema interconectado nacional hacia una base de renovables? ¿Por qué crecer el sistema con más combustión interna y no soluciones renovables habiendo tanto sol y viento en la zona? ¿Por qué no aprovechar el alto costo actual, que significa un colchón y usar la posibilidad de financiamiento para buscar una solución limpia de largo plazo y más barata?

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *